Cristo en el desierto

Ivan Nikolayevich Kramskoy • Pintura, 1872, 180×210 cm
$54
Digital copy: 3.1 MB
4000 × 3507 px • JPEG
41.2 × 35.3 cm • 247 dpi
67.7 × 59.4 cm • 150 dpi
33.9 × 29.7 cm • 300 dpi
Digital copy is a high resolution file, downloaded by the artist or artist's representative. The price also includes the right for a single reproduction of the artwork in digital or printed form.
Comentarios
0
Acerca de la obra
Forma del arte: Pintura
Tópico y objetos:
Estilo: El realismo
Técnica: El aceite
Materiales: El lienzo
Fecha de creación: 1872
Tamaño: 180×210 cm
Obra en las selecciones: 151 selections
Digital copy shipping and payment
A link for digital copy downloading will be available right after the payment is processed
Pay on site. We accept Visa, MasterCard, American Express.
Etiquetas

Descripción del cuadro «Cristo en el desierto»

Kramskoy confesó que pintó su Cristo en el desierto con lágrimas y sangre. Trabajó en ello durante mucho tiempo, creó bocetos, los descartó, buscando la vena necesaria. El tema de la tentación de Cristo lo ocupó incluso durante sus estudios en la Academia. El primer impulso fue la pintura de Alexandr Ivanov, La aparición de Cristo al pueblo. Kramskoy se sintió profundamente conmovido por este trabajo. Para él mismo, formuló la tarea de la siguiente manera: poner un espejo frente a las personas, lo que haría sonar la alarma en sus corazones. Durante 10 años, regresó constantemente a la imagen, pintó bocetos. los versión de 1867 se conoce, pero el artista lo consideró infructuoso. De hecho, el formato vertical carecía de amplitud, infinitud y el "contexto" en el que el Salvador, inmerso en el pensamiento, estaba encerrado. Dos años más tarde, Kramskoy se fue a Europa. Al examinar las obras de maestros reconocidos, tuvo en cuenta su imagen todo el tiempo, la comparó con otras interpretaciones, buscó a tientas la solución correcta. Terminó de pintar en Crimea, se despertó temprano y pudo pasar todo el día en el lienzo; ya sabía cómo debería ser.
El tema de la imagen está tomado del Nuevo Testamento, la tentación de Cristo en el desierto, donde se retiró durante 40 días después de su bautismo. Cristo de Kramskoy, como el Cristo en el huerto de Getsemaní by Ge, no parece un Rey, sino una persona sufriente, inquieta y dubitativa.

Kramskoy quería mostrar el momento de la elección moral. No hay acción externa en la imagen; fue reemplazado por la experiencia interna del sujeto. De hecho, el tema de la imagen es la vida misma del espíritu. En una conocida carta a Vsevolod Garshin, el artista dio explicaciones a la imagen: “Veo claramente que hay un momento en la vida de cada persona creada a imagen y semejanza de Dios hasta cierto punto, cuando piensa si ir a la derecha oa la izquierda, si vender al Señor Dios por un rublo o para no ceder un paso al mal? Fue en el momento de esos pensamientos que el Hijo de Dios fue capturado en la imagen.
La composición del cuadro es impecable. El rostro y las manos de Cristo son dos centros que atraen la mirada, todo lo demás parece estar pintado a su alrededor. En su rostro, hay rastros de pensamientos dolorosos. Podría decir:
Si tan solo fuera posible,
Abba, padre,
Que esta copa pase delante de mí.
(B. Pasternak, traducido por Eleanor Rowe)

Sin embargo, ya hay en Su rostro tanto la humildad como la aceptación de Su destino. La copa no pasará por delante de Él, la beberá hasta el fondo. La línea del horizonte divide la imagen en dos mundos: un desierto frío y sin vida y un amanecer naciente. Este resplandor de un nuevo día parece proclamar la victoria de la luz. Las manos fuertemente apretadas de Cristo están ubicadas exactamente en la unión de los mundos; con estas manos se creará la nueva vida. Los pies de Cristo están heridos en piedras, te hacen sentir como si estuvieras tocando algo que duele. Los pies ensangrentados aportan su elemento al sujeto; mirándolos, entendemos que los reflejos de la mañana fueron precedidos por una noche de insomnio, un largo camino inquieto a través de la oscuridad. Se acerca el amanecer, y este camino está llegando a su fin.

Los críticos reprocharon a Kramskoy por el hecho de que no hubo suficiente santidad en la aparición de su Cristo, Él está demasiado vivo y sensible, dijeron. Pero este es un reproche que se parece más a un elogio. Kramskoy expuso la pintura Cristo en el desierto en la segunda exposición de los Itinerantes. Hizo un revuelo. El artista confesó que no había tres personas que se adhirieran a una misma visión de su Cristo.

El propio Kramskoy creía que nadie podía ver realmente su imagen y escuchar lo que estaba tratando de decir con ella. Sin embargo, fueron muchos los que quisieron comprar el lienzo. Como resultado, fue a Pavel Tretyakov, quien dio seis mil rublos solicitados por el artista. Posteriormente, el coleccionista admitió que esta era una de sus obras favoritas. Y Kramskoy prometió: "Continuará ..." Desafortunadamente, no se continuó. Hubo un intento, durante muchos años trabajó en el La risa pintura (títulos alternativos: ¡Salve, rey de los judíos !, Cristo en la corte de Pilatos), en la que quería representar el ridículo de Cristo después del juicio de Poncio Pilato. Con toda su alma, Kramskoy se esforzó por trabajar en esta imagen. Sin embargo, la necesidad de pintar retratos constantemente para mantener a su familia, la muerte de sus dos amados hijos y su salud arruinada le impidieron completar la Risa. La pintura inacabada se conserva ahora en el Museo Ruso de San Petersburgo.

Escrito por Aliona Esaulova
Comentarios